TENDINOPATÍA DE AQUILES

Las alteraciones del tendón de Aquiles pueden ser insercionales, donde el tendón se une con el hueso calcáneo, (un tercio de los casos) o no insercionales, en el propio vientre del tendón, (dos tercios). Representan el 5-15% de todas las lesiones de los corredores y causan el fin de la carrera deportiva en el 5% de los atletas profesionales, pero también afectan a muchos pacientes no deportistas.

 

 

Cirugía Ecoguiada - Tendinopatía del Tendón de Aquiles Avanfi

 

 

Operación de una tendinosis no insercional del Aquiles mediante cirugía ultramínimamente invasiva ecoguiada.

Actualmente, la clasificación más aceptada de la patología del tendón de Aquiles es: tendinosis no insercional del Aquiles, paratendinosis del Aquiles, tendinopatía de inserción del Aquiles, bursitis retrocalcánea o profunda y bursitis calcánea superficial. La tendinopatía y paratendinopatía del Aquiles pueden coexistir con frecuencia.

TRATAMIENTO CON CIRUGÍA ECOGUIADA ULTRAMÍNIMAMENTE INVASIVA DEL TENDINOPATÍA DE AQUILES

La mayoría de los pacientes pueden ser tratados de forma conservadora, con fisioterapia, ondas de choque, infiltraciones con Plasma Rico en factores de crecimiento, orthokine, Electrolisis percutanea intratisular(EPI). Sin embargo el 25% tienen persistencia de los síntomas que puede obligarles a recurrir a la cirugía, tras 3-6 meses de tratamiento conservador fallido. Las opciones quirúrgicas pueden ser abiertas, mini abiertas, endoscópica y mínimamente invasivas, una nueva modalidad quirúrgica desarrollada gracias al apoyo del ecógrafo, la cirugía ultramínimamente invasiva guiada por ecografía.

La cirugía abierta, percutánea o endoscópica requiere isquemia y puntos. Si se asocian varios gestos quirúrgicos la agresión y el dolor se multiplican y la recuperación es mucho más lenta.

La cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva de la tendinopatía de Aquiles es válida para la mayoría de las técnicas descritas para la tendinopatía no insercional del Aquiles.
Las técnicas incluyen el alargamiento de gemelos, la tenotomía, el despegamiento por volumen, el despegamiento mecánico y la liberación del paratendón en los casos asociados. Con el ecógrafo se controla el nervio sural y los vasos, evitando dañarlos. Debido a la mínima agresión que causan estas técnicas pueden aplicarse de forma aislada o combinada, con anestesia local y sin puntos. El daño quirúrgico, el dolor y el edema son mínimos, la recuperación es muy rápida.

La intervención se realiza de forma ambulante, con anestesia local, sin isquemia, reduciendo las contraindicaciones y complicaciones.
Inmediatamente tras la cirugía, el paciente puede realizar flexión activa, dorsal y plantar, del tobillo. Los pacientes caminan con ayuda de muletas y una ortesis (andador o “Walker”), con apoyo parcial, desde el primer día post operatorio. El apoyo completo se autoriza entre el tercer o séptimo día, dependiendo de las molestias. La ortesis se quita tras 2-4 semanas y el paciente usa un zapato normal y puede comenzar con fisioterapia y actividad deportiva.

Cirugía Ecoguiada - Tendinopatía del Tendón de Aquiles Avanfi

Cicatrices y hematoma tras tendinopatía del Aquiles operada con ecografía. Existía paratendinosis y retracción de gemelos. Se observan las cicatrices proximales (punto rojo) del alargamiento de gemelos y las distales del tendón y paratendón