TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

La tendinitis calcificante del hombro es el proceso originado por la formación de depósitos cálcicos en los tendones del hombro que forman el llamado “manguito rotador” y que participan en el movimiento del hombro. En el 80% de los casos el tendón afectado es el supraespinoso, en su zona distal.

Debido a la falta de opciones de tratamiento no invasivas, en la mayoría de los centros, y a la presencia de calcificaciones en un porcentaje elevado de la población asintomática, eliminar la calcificación se consideraba un objetivo secundario.

Sin embargo se ha visto que la eliminación de la calcificación del hombro hace que la mejoría sea mayor, dure más y que disminuya la posibilidad de volver a desarrollar calcificaciones.

Ejemplo de calcificación tipo I de Gärtner y mediana de Bosworth. Antes y después del tratamiento con aspiración ecoguiada.

Tendinitis Calcificante del Hombro Avanfi

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

Debido a la falta de opciones de tratamiento no invasivas, en la mayoría de los centros, y a la presencia de calcificaciones en un porcentaje elevado de la población asintomática, eliminar la calcificación se consideraba un objetivo secundario.

Sin embargo se ha visto que la eliminación de la calcificación hace que la mejoría sea mayor, dure más y que disminuya la posibilidad de volver a desarrollar calcificaciones.

TRATAMIENTO ECOGUIADO DE LA TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

El lavado-aspiración ecoguiado.
Esta técnica emergente consiste en, mediante punción percutánea y guiado con ecografía, romper, lavar y aspirar las calcificaciones de los tendones. Sus porcentajes de éxito son

La técnica tiene los mismos porcentajes de resolución que la artroscopia de hombro pero sin someter al paciente a una intervención quirúrgica ni a una anestesia general ni a los riesgos de ambas.

Se realiza en consulta, con anestesia local en la zona del pinchazo, controlando la aguja de aspiración, la calcificación y las estructuras vecinas con el ecógrafo. Permite la salida del calcio sin necesidad de tener que realizar una técnica quirúrgica que es irreversible.
El paciente vuelve a su actividad normal, evitando realizar grandes esfuerzos, a las 24 horas de su aplicación y no suele necesitar rehabilitación. La norma es que los pacientes no necesiten baja laboral en la mayoría de las profesiones.

Puede aplicarse a calcificaciones de tendones en otras localizaciones.

Las complicaciones de la cirugía de la tendinitis calcificante del hombro son excepcionales y las descritas hasta ahora en la literatura sólo se refieren a reacción vagal, generalmente leve, en un 5% de los casos.