Adios al Bisturí con la Cirugí Ecoguiada

En esta ocasión, para Solventar una Fascitis Plantar

 

Trinidad Andrés Moreno tiene 58 años y hace menos de dos meses su decisión y valentía la llevaron a convertirse en la primera paciente diabética del mundo en someterse a una cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva del pie. El motivo: solventar una fascitis plantar que arrastraba desde hacía siete años.

Se trata de la fascitis plantar, la lesión más frecuente entre los corredores, pero también afecta a un 10% de la población general. Pese a que había pasado por todo tipo de tratamientos para tratar de solucionar el dolor en el talón y la invalidez que ocasiona este tipo de lesión, sin obtener resultados, los especialistas a los que recurrió le desaconsejaron pasar por el quirófano, la última opción terapéutica para la fascitis plantar. Es necesaria en el 10% de los casos en los que el problema no responde a las terapias convencionales y el problema se cronifica. El motivo: es diabética y padece además insuficiencia venosa, dos factores de riesgo en las intervenciones de miembros inferiores.

«Probé todos los tratamientos, pero seguí sufriendo las graves molestias en el pie que me impedían andar. Ya no sabía qué hacer», declara. Fue entonces cuando se planteó pasar por quirófano, «pero un médico tras otro, me dijo que por mis enfermedades no podía operarme. Yo no tiré la toalla y acudí a un especialista que me recomendó una nueva técnica de cirugía ultra-mínimamente invasiva guiada por ecografía, de la que tenía noticias por los reconocimientos internacionales que había recibido», recuerda Trinidad que admite haber superado la lesión.

Adiós al dolor con la Cirugía Ecoguiada

Adios al Bisturí con la Cirugí EcoguiadaEs ni más ni menos que la técnica que acaba de ser reconocida y premiada por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS) en su edición 2014. Es, también, la primera vez en la historia que se concede este galardón a una técnica basada en la cirugía ecoguiada y aplicada a la Medicina Deportiva y Traumatología.

El traumatólogo Manuel Villanueva explica en qué consiste: «Se trata de liberar parte medial de la fascia plantar mediante anestesia local, con un bisturí especial y con tan sólo 1-2 mm de incisión. Todo el proceso se realiza controlando la operación con el ecógrafo encima y sin dejar la pierna sin riego sanguíneo. Se reduce el dolor y se acelera la recuperación de los pacientes. No se dan puntos al terminar y el paciente sale andando del quirófano consulta».

Desde hace tiempo existen terapias quirúrgicas menos invasivas para distintas dolencias abdominales, ginecológicas o traumatológicas, que implican eludir el uso de cirugía abierta, gracias a la llegada de la laparoscopia. «Hoy, afortunadamente, podemos decir que existe una nueva y revolucionaria forma de enfrentarse a muchas lesiones deportivas y traumatológicas sin tener que recurrir al bisturí», afirma. Y todo gracias a la ecografía porque, permite localizar la zona dañada y centrar en ella todo el tratamiento. Pero, sobre todo, faculta para ver sin abrir, facilitando el desarrollo de una nueva era de la cirugía.

Control Ecográfico de la Cirugía

La comunidad científica no duda de que los bloqueos nerviosos en anestesia y en las unidades de dolor, las infiltraciones de corticoides, la proloterapia o las terapias biológicas (plasma rico en factores de crecimiento, suero autólogo condicionado y células madres) administrados bajo el control ecográfico superan en eficacia a cualquier otra vía de administración terapéutica. Otras lesiones, como las calcificaciones del hombro pueden tratarse mediante estás técnicas, dependiendo del tamaño y grado de estructuración de las mismas, sin tener que recurrir a la cirugía artroscópica.

En el miembro superior varios trabajos publicados en el «Journal of Ultrasound in Medicine», entre otros, habían mostrado el nuevo camino: el uso del ecógrafo como herramienta indispensable para crear una nueva forma de operar, la cirugía ecoguiada. Las bases científicas para intervenir el síndrome del túnel de carpo, los dedos en resorte, las anquilosis postraumáticas de los dedos, la epicondilitis, la enfermedad de Dupuytren y algunas tenosinovitis y neuropatías del miembro superior están establecidas. No obstante, a día de hoy, y dado lo novedoso del procedimiento aún son pocos los equipos especializados que operan de esta forma.

«Gracias al perfeccionamiento del control ecográfico se pueden abordar múltiples lesiones del miembro inferior, reduciendo cada vez más el abordaje hasta hacer incisiones de 1- 2 mm y sin isquemia, evitando una intervención abierta, como se destaca en nuestro trabajo premiado por la AAOS», destaca Álvaro Iborra coautor de la técnica y codirector de Avanfi-tulesióndeportiva.com.

Más Indicaciones de la Cirugía Ecoguiada

Además, y según reconocen e Felipe Benito, traumatólogo del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid y Ángel de la Rubia, director de Podología Deportiva y presidente de la Asociación Española de Podología Deportiva, coautores del trabajo premiado, «la cirugía ecoguiada ultra-mínimamente invasiva está indicada en muchas más lesiones como el alargamiento de gemelos, la tendinopatía y paratendinosis del tendón de Aquiles o del tendón rotuliano, el síndrome de la cintilla del corredor, el síndrome del canal tarsiano o el neuroma de Morton….entre otras indicaciones».

Según los expertos, «hasta ahora las opciones quirúrgicas de la fascitis plantar incluían la cirugía abierta, la cirugía endoscópica, con uno o dos portales de incisión y la cirugía percutánea asistida con fluoroscopia. Las dos primeras exigen isquemia. La segunda requiere de la prueba de imagen, los Rayos X, pero este ‘apoyo visual’ no permite controlar cuanto se libera de la fascia, pues esta no se ve con rayos-x, sólo se ve el hueso, por lo que la intervención se hace “a ciegas”. A este hecho se suma que en pacientes con diabetes o insuficiencia venosa todas estas intervenciones pueden estar contraindicadas».

Formación de profesionales en la Cirugía Ecoguiada Ultramínimamente Invasiva
El uso del ecógrafo, como instrumento de diagnóstico y tratamiento está creciendo, en reumatología, en atención primaria, rehabilitación y fisioterapia, por lo que los expertos creen que su uso en la cirugía ortopédica o podiatría también se generalizará y las indicaciones seguirán creciendo, como las suturas del tendón tibial posterior o del Aquiles (evitando atrapar el nervio sural), la cirugía percutánea del pie (para eliminar el fluoroscopio en ciertos casos), el síndrome de De-Quervain, de Guyon, la tenotomía del psoas iliaco, la rizartrosis, la liberación del alerón rotuliano, la enfermedad de Dupuytren, la liberación del nervio cubital en el codo…entre otras.

Precisamente y tal y como señala Antonio Pérez Caballer, director del Laboratorio de anatomía quirúrgica de la Universidad Francisco Vitoria de Madrid y coordinador científico del Primer Curso Mundial de Cirugía ultramínimamente invasiva, dirigido por Villanueva e Iborra, que se celebrará el próximo noviembre en la citada universidad: «Este tipo de cirugía supone un gran avance y la universidad debe contribuir a la formación de estudiantes y médicos especialistas, de ahí la necesidad de realizar un curso como este que muestra una nueva era quirúrgica».

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies